Menú Cerrar

Transición energética: Colombia debe apostarle al hidrógeno verde

transición energética colombia

Esta fuente de energía es clave para la transición energética del país. ¿Cómo y dónde producirlo?

El 2021 plantea diferentes dilemas para todas las naciones del mundo. Ante un posible escenario de recesión económica –en América Latina y el Caribe, la Cepal estima una caída del PIB de entre -5,3 % y -7,5 %–, los gobiernos están buscando nuevas salidas y oportunidades. Estas, como lo han recomendado diferentes organismos internacionales (el Foro Económico Mundial es uno de ellos), deben ser sostenibles. Aquellos proyectos económicos centrados en la transición energética, por ejemplo, tendrán prioridad de financiación en la Unión Europea (UE).

Un campo en el que están invirtiendo los países de la UE y en el cual está trabajando Colombia es el de las energías renovables. En el verano de 2020, por ejemplo, Francia y Alemania anunciaron inversiones por 16.000 millones de euros para implementar el uso de hidrógeno como combustible. Y este mismo año, el Ministerio de Minas y Energía en Colombia anunció que trabaja en una hoja de ruta con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para incluir el hidrógeno en la matriz de energías limpias y renovables para el país.

En el grupo de energéticos que presentan cero emisiones, según el Minminas, está el hidrógeno. De acuerdo con el ministro Diego Mesa, en el primer trimestre de 2021 se presentará la hoja de ruta estructurada con el BID para la producción y uso de hidrógeno verde teniendo en cuenta las variables institucionales, legales, comerciales y financieras del país.

El hidrógeno verde, como está demostrado en diferentes países, se genera a través de un proceso electroquímico conocido como electrólisis, el cual consiste en utilizar electricidad para separar el hidrógeno del oxígeno que está presente en el agua. En dichos procesos de producción, con el uso del hidrógeno mediante combustión y celdas de combustible no hay emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

transición energética colombia
La penetración del hidrógeno verde, el hidrógeno azul y el incremento de los índices de eficiencia energética serán claves en la transición energética en Colombia. Foto: iStock

La transición energética en Colombia

Según lo anunció el presidente Iván Duque, el país se propuso reducir las emisiones de GEI en un 51 % para el 2030, una meta alta teniendo en cuenta que solo sectores como agricultura, ganadería y minas y canteras –importantes emisores de gases de efecto invernadero– representan cerca del 13 % del PIB en el país, según el Minminas. Una de las herramientas para contribuir a esta meta y de la cual poco se ha hablado es el uso del hidrógeno verde como parte de la transición energética en el país.

Para ahondar en los retos que esta fuente de energía limpia representa para el país, el Centro ODS para América Latina y el Caribe de la Universidad de los Andes (Cods) consultó a Andrés Amell, coordinador del Grupo de Ciencia y Tecnología y uso Racional de la Energía y profesor titular de la Universidad de Antioquia, y a Guillermo Jiménez, director del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de los Andes.

De acuerdo con el profesor Amell, en el campo de la transición energética “Colombia dispone de fuentes importantes de energía renovable y allí se encuentra la expectativa del hidrógeno verde, producido a partir de la electrólisis del agua y de la cual se pueden obtener combustibles para el sector transporte. De hecho, serían combustibles renovables al poderse obtener del hidrógeno verde y que son conocidos en la literatura técnica como combustibles eléctricos. Hoy podríamos tratar de desarrollar nuevos procesos de industrialización y cadenas industriales con valor agregado a partir de hidrógeno verde”.

Pese a la importancia del carbón y el petróleo en la economía, el profesor Jiménez señala que Colombia debe comenzar a tomar decisiones sobre sus potencialidades en energías renovables. En la región, dijo, “Chile ya realizó un análisis sobre oportunidades de desarrollo de la economía del hidrógeno, y en eso nos llevan ventaja. De hecho, en ese país se ha hecho una evaluación sobre el desarrollo del hidrógeno verde aprovechando la energía solar del desierto de Atacama. Colombia debe pensar cómo y dónde producir hidrógeno y qué podemos hacer con las energías eólica y solar en La Guajira, por ejemplo”.

El país no solo tiene un potencial importante en la producción de hidrógeno verde, explicó el profesor Amell. “También cuenta con un stock importante de combustibles fósiles mediante los cuales se puede obtener el llamado hidrógeno azul. A partir de los derivados del petróleo, gas natural y del carbón, por ejemplo, se obtienen gases que son una mezcla de hidrógeno y dióxido de carbono y, al separar el dióxido de carbono y sepultarlo, se obtiene el hidrógeno azul”.

La penetración del hidrógeno verde, el hidrógeno azul y el incremento de los índices de eficiencia energética serán claves en la transición energética en Colombia, agrega Amell. “Hoy, la eficiencia energética en el uso de los combustibles convencionales en Colombia es crítica e ineficiente: por cada unidad de energía final que entra a los diferentes sectores de la economía, solo se utiliza un 32 %. Entonces, a menor eficiencia energética, mayor consumo de energía primaria, y a mayor consumo de energía primaria, mayores emisiones contaminantes”.

 

 

Lea el artículo completo en: El Tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Open chat
Hola
En que puedo ayudarlo?