Menú Cerrar

AHORRO ENERGÉTICO: TRUCOS PARA REDUCIR EL GASTO EN CASA

ahorro energético

La tecnificación de los hogares se traduce en una demanda creciente sobre la red eléctrica y, por lo tanto, mayores emisiones de CO2 a la atmósfera. Este artículo trata de consejos para incrementar el ahorro energético en casa, lo que nos proporcionará con éxito el reducir el gasto doméstico con acciones destinadas a no desperdiciar energía, son trucos eficaces desde un punto de vista energético o cambiar algunos hábitos entre una larga lista de opciones que debemos considerar y saber.

Trucos de ahorro energético para reducir la factura de forma radical

Apagar aparatos en stand-by

Es lo que se denomina el consumo silencioso sobre aquellos aparatos electrónicos que tenemos en nuestra casa y que no están funcionando pero que, en realidad, para que nos entendamos, podemos ver esa típica luz pequeña (LED) de color rojo encendido sobre los ordenadores, la tele, los equipos informáticos, aire acondicionado, la nevera, el microondas…etc. Son gastos de los aparatos en standby que no percibimos, pero están ahí y disminuyen el ahorro energético.

Desenchufar directamente de la red eléctrica todo lo que se queda en stand-by, en media, significa ahorrar aproximadamente un 10% de todo lo que consumes. Se estipula que con un consumo medio de 3.500 kWh/año.

“Apagar bien los aparatos significa reducir un 10% el consumo eléctrico”.

ahorro energético

Reducir el gasto energético en iluminación

Creo que a estas alturas ya sabemos todos que el ahorro energético en iluminación ya no solo se trata de cambiar de hábitos y encender o apagar las luces cuando toca, que creo entender que ya lo practicamos.

Además, debemos de tener conciencia de qué luces compramos y utilizamos en casa para saber cuánto estamos ahorrando en iluminación.

“Cambiar las luces por bombillas LED modernas es la forma más rápida de reducir el gasto energético”

Colocando protecciones solares

Dentro de los diferentes trucos para ahorro energético, el utilizar algún tipo de protección solar en la carpintería exterior de la fachada de nuestra vivienda o incluso en la terraza donde tenemos acceso a la vivienda nos proporcionará un beneficio energético gastando menos electricidad.

Tenemos que tener claro que debemos de utilizar el que mejor se adapte a nuestras necesidades y a nuestro presupuesto. Partiendo de esto, principalmente tenemos tres sistemas de protección solar:

  • Los toldos. Que pueden ser de tipo convencionales, los toldos extensibles, capotas o algún tipo de cortina.
  • Las persianas. Que pueden ser venecianas, abatibles, enrollables, orientables…etc. Hay que tener en cuenta que existen diferentes sistemas que conforman la propia lama, entre los que cabe destacar las de lamas horizontales y verticales, las fijas o móviles.
  • Y las pérgolas. Que, aunque sean más orientadas a terrazas sí que tiene su función e importancia.

Estás medidas de protección solar evitan el sobrecalentamiento de nuestra vivienda y disminuyen el gasto en refrigeración que según las estadísticas nos encontraríamos entre un 5 y un 30%, Lo que es clave en el ahorro energético.

Ahorro energético con la lavadora, lavavajillas y secadora 

Si miramos estos electrodomésticos, se encuentran en el Top Ten de los que más energía consumen en las cocinas. Por ello, es imprescindible realizar una buena elección del modelo.

En Europa, los consumidores cuentan con una herramienta muy eficaz que le aporta información a la hora de elegir un electrodoméstico: la etiqueta energética de los electrodomésticos, que indica el consumo de energía, el nivel de ruido y el consumo de agua del aparato. Se establecen siete categorías de eficiencia que se nombran desde la letra A a la G, siendo la A la de mayor eficiencia energética.

Partiendo de esta información, se proponen algunos consejos para ahorrar energía a partir de estos electrodomésticos:

  • Elegir siempre electrodomésticos eficientes, preferiblemente de la categoría A. Normalmente el ahorro en la factura de la luz compensará un posible coste más elevado.
  • Elegir en la medida de lo posible los programas de lavado a menor temperatura o el lavado en frío.
  • Elegir lavadoras y lavavajillas que consuman la menor cantidad de agua posible, y mejor si tienen tomas diferenciadas para el agua fría y la caliente.
  • Evitar los programas de prelavado y usar los programas de lavado más cortos.
  • Poner el funcionamiento el electrodoméstico cuando este cargado del todo.
  • Utilizar las dosis justas de detergente.

Las secadoras son electrodomésticos poco eficientes energéticamente por lo que siempre es mejor secar la ropa al aire que en este aparato. Para incrementar el ahorro energético con la secadora lo mejor es mantenerla en buen estado, limpiando el filtro de las pelusas tras cada uso y procurando que el desagüe esté limpio.

Ahorrar energía con el frigorífico / Nevera / Refrigerador

Este es un electrodoméstico que permanece encendido la mayor parte de su vida útil, que suele rondar de media los 14 años, de modo que elegir un aparto eficiente es fundamental.

Los modelos actuales son hasta un 40% más eficaces que los aparatos que se vendían en 2001, por lo que la sustitución de la vieja nevera por una más moderna supone ya un importante ahorro. Aquí van otras acciones para ahorrar energía con nuestros refrigeradores.

  • Elegir siempre los modelos más eficientes energéticamente.
  • Puesto que se requiere más energía para enfriar el aire que los alimentos, mantener la nevera llena representará siempre un ahorro de energía.
  • A mayor tamaño del frigorífico mayor consumo, por lo que conviene seleccionar un tamaño adaptado a la cantidad de alimento que se va a conservar en él de forma general.
  • Seleccionar una temperatura adecuada para el frigorífico y el congelador, que debe rondar los 3-5ºC en el primer caso y los -1/ -15ºC en el segundo.
  • El aparato funcionará mejor si se mantiene limpios los tubos traseros, por lo que conviene pasarles la aspiradora de vez en cuando.
  • No colocar la nevera junto a fuentes de calor, como el horno, la lavadora o el lavavajillas.
  • Mantener la puerta abierta el menor tiempo posible.
  • Si la nevera está medio vacía, colocar en su interior un recipiente con agua, lo que ayudará a ahorrar energía, pues el agua retiene el frío y el aire no.
  • Descongelar la comida dentro de la nevera, pues así se aprovecha el frío que desprende.

Y, para acabar, cuando alguno de estos electrodomésticos haya dejado de funcionar o toque sustituirlo, debemos asegurarnos de que se elimina correctamente y que no acaba en un vertedero como residuo electrónico altamente contaminante.

 

Lea el artículo original en: Ovacen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Open chat
Hola
En que puedo ayudarlo?