Menú Cerrar

INSTALACIÓN ELÉCTRICA: COMPOSICIÓN Y CARACTERÍSTICAS

instalación eléctrica
81 / 100 SEO Score

Una instalación eléctrica es el conjunto de circuitos eléctricos que tiene como objetivo dotar de energía eléctrica a edificios, instalaciones, lugares públicos, infraestructuras, etc. Incluye los equipos necesarios para asegurar su correcto funcionamiento y la conexión con los aparatos eléctricos correspondientes.

La corriente eléctrica llega hasta nuestros hogares a través de la acometida, que conecta con la caja general de protección (CGP), donde existen unos cables de grosor calibrado llamados fusibles que evitan cortocircuitos al fundirse si la intensidad es excesiva. Los bomberos siempre tienen acceso a la CGP para desconectar el edificio en situaciones de emergencia.

Por otro lado, de modo más amplio, se puede definir una instalación eléctrica como el conjunto de sistemas de generación, transmisión, distribución y recepción de la energía eléctrica para su utilización.

El diseño de las instalaciones eléctricas depende del punto final del suministro, es decir, de los diversos requerimientos eléctricos: número de plantas, capacidad de edificación, posibles equipos eléctricos instalados, cargas…

Elementos de una instalación eléctrica

  • Acometida: parte la instalación que conduce la energía desde la fuente de suministro (red pública) hasta el punto de suministro (edificio, comunidad…). La acometida puede ser aérea o soterrada (normalmente está soterrada).
  • Equipo de medición: es propiedad de la compañía distribuidora. Este se coloca en la acometida para cuantificar el consumo de energía eléctrica por parte del usuario. El medidor tiene que estar protegido externamente y colocado en un lugar accesible para poder realizar la lectura y la revisión.
  • Cuadro general y distribución de protección: situado en el interior de la vivienda, es el corazón de la instalación eléctrica. En el mismo, se pueden encontrar elementos de protección, distribución y control de la corriente eléctrica.
  • Interruptores: este dispositivo está diseñado para abrir y cerrar los circuitos o conexiones eléctricas, por los cuales circula la corriente. Los interruptores principales son, todos está colocados entre la acometida y el resto de la instalación:
    • El interruptor general: es utilizado como medio de desconexión y protección del sistema.
    • El interruptor derivado: es utilizado para proteger y desconectar los alimentadores de los circuitos que distribuyen la energía eléctrica entre las secciones.
    • El interruptor termomagnético: es utilizado para proteger y desconectar el suministro si se produce una sobrecarga o un cortocircuito.
    • El interruptor de control de potencia: es utilizado para limitar el consumo de potencia por parte del usuario. Protege el sistema de posibles sobrecargas.
  • Transformador: equipo eléctrico que se encarga de cambiar el voltaje del suministro al voltaje requerido por la instalación. Este elemento no es imprescindible ya que puede haber instalaciones con el mismo voltaje que la acometida. Y, por el contrario, puede haber instalaciones que necesiten más de un transformador (con un gran nivel de voltaje).
  • Tablero general: es un gabinete metálico compuesto por dispositivos de control. Este se coloca inmediatamente después del transformador y contiene un interruptor general automático para desconectar el servicio si fuera necesario.
  • Salidas para alumbrado y contacto: la unidad de alumbrado se encuentra al final de las instalaciones de electricidad. Esta unidad son consumidores que transforman la energía eléctrica en energía luminosa o calurosa.
  • Toma de corriente o enchufe: está situado en la pared y permite el paso de corriente cuando se conectan la ficha (clavija) y la base (enchufe hembra). En cada circuito eléctrico deberán instalarse un máximo de ocho enchufes.
  • Toma a tierra o neutro: se emplea para evitar el paso de corriente al usuario debido a un fallo de aislamiento entre los conductores activos. Tiene muy poca resistencia para favorecer la circulación de cualquier fuga de corriente. Es un elemento de seguridad de la instalación eléctrica.

Averías más comunes en las instalaciones de electricidad

La instalación eléctrica tiene un mecanismo muy complejo y por seguridad es muy sensible a las posibles fugas y averías. Los elementos protectores que lo conforman actuarán desactivando el suministro de luz. En la mayoría de estas la desconexión se produce por prevención, aun así, a continuación, encontrarás algunas de las averías más comunes.

Cortocircuito

Un cortocircuito es una de las fallas más comunes en la instalación de electricidad. Esta incidencia se produce cuando hay una mala conexión entre dos conductores, una conexión entre dos conductores de distinta polaridad o cuando hay una falla en el aislamiento del cableado.

Sobrecarga

Cada uno de los circuitos de la instalación está diseñado para soportar una intensidad de corriente diferente, es decir, existe una corriente máxima definida por las protecciones magnetotérmicas que limita el pase de corriente por cada circuito. Cuando esta corriente supera el límite, se produce una subida de tensión o sobrecarga.

Pérdida de aislamiento

Es uno de los fallos más habituales, debido sobre todo al envejecimiento de los cables por donde circula la corriente eléctrica. Esta avería puede provocar el paso de corriente a los usuarios, produciéndoles una descarga eléctrica.

Falla del interruptor diferencial

Protege a los usuarios de posibles descargas eléctricas por contacto (tanto directo como indirecto). El interruptor diferencial desconectará automáticamente el suministro de luz de la vivienda si detecta alguna anomalía, defecto o desviación en la instalación.

Clasificación de las instalaciones eléctricas según su tensión

Instalaciones de alta y media tensión

Son aquellas instalaciones en las que la diferencia de potencial entre dos conductores es superior a 1000 voltios (1 kV).

Generalmente son instalaciones de gran potencia en las que es necesario disminuir las pérdidas por efecto Joule (calentamiento de los conductores). En ocasiones se emplean instalaciones de alta tensión con bajas potencias para aprovechar los efectos del campo eléctrico, como por ejemplo en los carteles de neón.

Instalaciones de baja tensión

Son el caso más general de instalación eléctrica. En estas, la diferencia de potencial máxima entre dos conductores es inferior a 1000 voltios (1 kV), pero superior a 24 voltios.

Instalaciones de muy baja tensión

Son aquellas instalaciones en las que la diferencia de potencial máxima entre dos conductores es inferior a 24 voltios.

Se emplean en el caso de bajas potencias o necesidad de gran seguridad de utilización. Además, la muy baja tensión es mala para el uso de artefactos muy grandes en cuanto a potencia, por lo cual se quema el circuito si es de muy baja tensión.

  • Para la baja tensión se puede utilizar, estabilizador o elevador de tensión para mantener la tensión a 220…240 voltios.
  • Para la protección de artefactos eléctricos se puede utilizar estabilizadores de tensión en cada aparato.

Ponte en contacto con JD Eléctricos para adquirir todo tipo de material eléctrico de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Open chat
Hola
En que puedo ayudarlo?